Una nochevieja rural

eve-1071356_640

¿Qué vais a hacer en nochevieja? ¿Lo sabéis? Yo sí lo sé. Mis amigos y yo vamos a alquilar esta casa rural en Albacete para pasar un fin de año campestre a nuestro aire porque no nos apetece nada la idea del cotillón, el traje de noche y tonterías por el estilo. ¿A vosotros os apetece más fiesta de gala o noche familiar?

En cuanto empieza diciembre, por no decir antes, la pregunta “¿qué vas a hacer en nochevieja?” empieza a repetirse por todas partes. Te la hacen tus amigos, tus familiares, tus compañeros de la facultad, los del trabajo… todos quieren saber aunque a nadie le importe realmente porque unos preguntan por si se pueden acoplar, otros por si les das una idea, otros por curiosidad y otros porque no saben de qué hablar y sueltan lo primero que se les ocurre, pero el caso es que es una frase muy recurrida en estas fechas.

En mi caso, casi ningún año sé qué voy a hacer porque lo dejo para el último momento. Tampoco es algo que me preocupe demasiado, simplemente valoro mis posibilidades cuatro o cinco días antes y decido. No es que tenga a mis amigos esperando hasta el último momento es que muchas veces ni ellos mismos saben que van a hacer pero este año, en una conversación el pasado puente del pilar, salió el tema de que me gustaría pasar una nochevieja diferente, en una casita rural rodeada de naturaleza, con una buena chimenea y compañía agradable para pasarlo bien, algo de alcohol para brindar y lo que se tercie y una buena cena con postre ya conocido: 12 uvas.

Por lo visto el plan gustó a más de uno y hace unas semanas me dijeron que por qué no lo miraba y veía precios y todo eso y al final ya tenemos plan para nochevieja, esta vez casi un mes antes del día en cuestión.

El Cortijo El Sapillo, que es donde vamos, está en la localidad de Nerpio y por lo visto suele nevar así que yo espero tener unas navidades blancas porque como vivo en Alicante nunca he tenido la oportunidad de recibir el año nuevo como en las películas americanas, rodeada de un manto blanco precioso. Tampoco es que espero eso esta vez, que esto no es Noruega, pero al menos ver nieve por la ventana no estaría nada mal.

Nos iremos el mismo día 31 para Nerpio, a eso de las cinco de la tarde para que nos dé tiempo de sobra a instalarnos y empezar a preparar la cena con tranquilidad, y nos quedaremos allí hasta el domingo día 3. No está nada mal ¿no? Como este año cae en fin de semana, o más bien víspera de fin de semana, nos podemos permitir ese lujo que otros años habría sido impensable porque el mismo día 2 tendríamos que estar trabajando y esta vez no hay que volver a la vida rutinaria hasta el día 4 y eso nos da una ventaja.

Sea como sea yo os aconsejo que paséis la noche como os dé la gana y no os dejéis llevar por lo que quieran hacer los demás porque al final lo pasaréis mal y lo principal es que vosotros estéis a gusto.

Deja una respuesta