Alimentos ecológicos, lo más sano siempre es lo más natural

Es bastante obvio que hemos llegado a un punto en el que la sociedad, de forma generalizada, está tomando conciencia de la importancia que tiene llevar una dieta equilibrada, sana y lo más libre de grasas saturadas posible. Hoy en día son cada vez más las personas que optan por comer “real food” antes que cualquier alimento procesado de hipermercado, y eso es fantástico, pero aun así, aunque es mejor comerte una manzana que un donut, no es lo mismo comer una manzana de las que se venden ahora en todas partes que una manzana ecológica.

La comida ecológica, además de ser “real food” tiene un plus, y es que todo lo que llega a tu cuerpo a través de ella son nutrientes buenos y ni un solo desperdicio. Los pesticidas, conservantes, y otros elementos con los que tratan campos de cultivo y alimentos envasados no son más que productos que no deberíamos comer y que, sin embargo, estamos comiendo diariamente.

Muchos empresarios se refugian en el lema “no es malo para la salud” pero yo me pregunto ¿si no es algo que la naturaleza haya puesto ahí pasa ser consumido, por qué nos empeñamos en comerlo? Ante esto, alguno me dirá que el “veneno” de muchas plantas lo ha puesto ahí la naturaleza y nadie debería ingerirlo, y es verdad, pero ambos sabemos que eso sería extrapolar este asunto con tal de llevar la razón y los lectores no son tontos y saben de qué estoy hablando exactamente ¿verdad?

Gracias a algunos empresarios comprometidos, cada vez son más las empresas que optan por añadir alimentos ecológicos a su catálogo de productos con el fin de dar esa opción a nuestra sociedad. Hida, la conocida empresa de productos envasados, ha lanzado una gama de fritos ecológicos que ayudan a ganar tiempo en la cocina al tiempo que respetan la naturalidad de su materia prima. El tomate frito ecológico es fantástico en mi opinión, y el pisto ecológico (aunque prefiero el de mi madre) no tiene nada que envidiar a ningún otro. ¿Y qué beneficios puede tener un tomate ecológico frente a cualquier otro tomate? Pues aunque no os lo creáis, muchos…

Beneficios del tomate ecológico

Para empezar, nada es comparable a su sabor. El tomate ecológico sabe realmente a tomate y eso es algo indescriptible. Puede que quien no haya probado no crea en esta diferencia pero os lo aseguro, el tomate ecológico sabe a tomate, nada más, y ese es uno de sus principales beneficios.

En 2012, un estudio de la Universidad de Portsmouth (Reino Unido) publicado en el ‘British Journal of Nutrition’ se centró en el potencial antioxidante del licopeno de los tomates, compuesto que le proporciona su característico color rojo, era capaz de ralentizar el crecimiento e incluso matar las células del cáncer de próstata. Además, un trabajo posterior de la Universidad de Rutgers, en Estados Unidos, publicado en el ‘Journal of Clinical Endocrinology & MEtsbolism’ reveló que una dieta rica en tomate también podía servir para proteger a las mujeres posmenopáusicas del riesgo de desarrollar cáncer de mama.

El tomate:

  • Reduce el riesgo de padecer enfermedades cardiacas.
  • Purifica y desintoxica nuestro organismo.
  • La alta cantidad en fibra que posee favorece el tránsito intestinal.
  • Nos ayuda a regular nuestros niveles de colesterol (malo).
  • Es muy diurético.
  • Cuida nuestro tejido óseo.
  • Combate los radicales libres.
  • Pueden ayudarnos a reducir el riesgo de padecer cáncer de próstata.
  • Alcaliniza la sangre.
  • Mejora la visión.

Y si a todo eso le sumamos que ningún producto de agricultura ecológica contiene ningún tipo de pesticida, ni substancia química, podríamos decir que si comes tomate ecológico obtienes todos esos beneficios sin ningún tipo de desventaja.

Y es que otro estudio de la Universidad de Barcelona ha demostrado que, en función del cultivo utilizado, los tomates tenían más antioxidantes o menos y ¿sabéis qué tomates contenían más antioxidantes? Los ecológicos, por supuesto.

Algunas de las variedades ecológicas de tomate que podemos encontrar en España son:

  1. Colgantes o de rama, se utilizan para untar el pan.
  2. Cherry, ideales para ensaladas, para tapas gourmet, para decoración de platos.
  3. Roma, generalmente se hace conserva y se utiliza para freír.
  4. Raf, muy sabroso y dulce es ideal para las ensalas.
  5. Andine, alargados como los pimientos y de color rojo intenso son sabrosos y digestivos, ideal para ensaladas.
  6. Rosa de Barbastro, sabroso e ideal para ensalada.
  7. Dulces verdes, sabor medio, se utiliza para ensaladas. No es muy popular.
  8. Mallorquín para conserva, tomates para hacer conserva entera.
  9. Pera de Girona, piel fina y carnoso, ideal para ensalada.
  10. de Ciudad Real, los amarillos afrutados, los gordos gallegos, los negros grandes….