Un regalo mágico de belleza

La piel es el órgano de nuestro cuerpo que tiene más cambios de tipo externo, afectándole la climatología y el medioambiente, por lo que se notan antes los problemas. Desde siempre he intentado cuidarme bastante la piel, algo que tuve que aprender desde bien pequeña pues he sufrido dermatitis seborreica y esto hizo que estuviese siempre buscando el remedio para tenerla lo más a raya posible, aunque no deja de ser una enfermedad crónica, que tiene sus altos y sus bajos.

Un lugar para cuidar tu piel

Mi marido en mi último cumpleaños me regaló una visita a beautyandtherapy.es donde me dijo que podía hacerme el tratamiento que quisiera. Una vez llegué allí los expertos fueron muy amables conmigo y me aconsejaron un tratamiento de hidratación, aunque contaban con múltiples tratamientos algunos que desconocía como los tratamientos faciales con flores de Bach, vitamina C, antimanchas, antiacné, hidratación y algunos más.

Es un centro de estética que te lo pone muy cómodo todo y el asesoramiento de expertos hace que no solo mejoren tu estética, además también te dan consejos para que mejores tus cuidados e incluso un asesoramiento serio para que puedas saber en todo momento que es lo que más te conviene cara a tu higiene facial.

Es realmente impresionante la cantidad de terapias y técnicas existentes, una sí que ha leído desde siempre revistas de trucos de belleza y algunos nombres me sonaban vagamente, pero es que otros no tenía ni la menor idea de que existían. Cada vez vivimos más e intentamos llegar mejor a edades que antes rara vez alguien llegaba.

Esta reflexión me la hice al ver a una abuelita de unos 80 años que tranquilamente salía después de hacerse un tratamiento facial. La mujer salía tan contenta y toda moderna con sus gafitas de sol y sus colores vivos. Me imagino hace 30 años cuando la mayoría de las mujeres de esa edad solían vestir de negro y lo último en lo que pensaban eran en cuidados faciales.

Cuando vemos este tipo de cosas, nos damos cuenta de las nuevas necesidades existentes en una sociedad que evoluciona y que cada vez da más importancia a cuidarse. Nuestro país ha crecido en calidad de vida, aunque tengamos nuestros problemas, pero qué duda cabe que en estas últimas décadas hemos crecido a nivel económico como para que este tipo de centros estén creciendo a buen ritmo y los emprendedores del sector les vaya magníficamente bien.

Le decía a mi marido que ya podíamos nosotros montar un negocio de estos, que nos iría magníficamente bien, pero como él dice, la inversión es bastante grande y con la competencia que hay sería complicado al menos por nuestra zona poder montar algo así con posibilidades de que tirara para adelante.

Bueno, después de esto que os he contado, sí que os aconsejo que os cuidéis vuestra cara, que no nos damos cuenta, pero todo no es maquillarse. Siempre que puedas te aconsejo que acudas a un centro de este tipo, donde te van enseñar como debes cuidarte y los tipos de cuidados que más te convienen.