La reinvención de los hoteles

Es hora de cambios para todos los sectores. La pandemia del coronavirus cambia todos los hábitos en los negocios y en las empresas. Y los hoteles es uno de los sectores que más lo va a acusar. Llegado este momento hay dos alternativas. La primera es la de la usar la técnica del avestruz. Meterte debajo de tu ala, criticar todo lo que hay a tu alrededor y no hacer nada. O bien, la técnica del ‘aquí estoy yo’. Esta técnica es de la afrontar los problemas de frente y decidir tomar medidas para salir de las malas. Hoy queremos analizar lo que pueden hacer los hoteles ante las fuertes olas que se avecinan. Así serán los hoteles después del COVID-19.

Certificados de limpieza

Si por algo se ha caracterizado este virus es porque hemos cambiado nuestros hábitos de higiene. Bienvenido sea en este caso. Ahora ya no concebimos nuestros día a día sin una limpieza y unas medidas estrictas. Por eso, en los hoteles deberán mostrar en un lugar bien visible todos los certificados que acrediten que han sido sometidos a procesos de limpieza y desinfección específicos contra el coronavirus. Las personas vamos a ir buscando lugares que nos trasmitan confianza, y eso se logrará a través de la limpieza. Con el paso del tiempo se irá perdiendo la tensión y se hará igual que se hacen las revisiones de los extintores.

Mascarillas y geles

Al igual que antes al entrar en un hotel te encontrabas caramelos de bienvenida, incluso en los más lujosos te ofrecían una bebida, ahora los hoteles tendrán que ofrecer nada más entrar mascarillas y geles. La presencia de esos objetos contribuirá a evitar contagios pero, sobre todo, a calmar a unos clientes que, especialmente en los primeros días tras la emergencia sanitaria, se sentirán especialmente concienciados con la higiene personal. Además, ya no podremos tener una recepción abarrotada de gente. Habrá que hacer como el supermercado y poner una línea de separación.

Digitalización

El proceso de digitalización que ya habían iniciado muchos establecimientos turísticos antes de la pandemia, experimentará un impulso una vez haya finalizado la crisis. Los que ya se subieron al carro lo tendrán más fácil, pero los que no lo hayan hecho les provocará unas pérdidas tremendas. Hoy en día todas las empresas necesitan presencia en Internet y tener servicios de creación de páginas web y marketing digital para hoteles para que tu popularidad online sea magnífica. “Pero, igualmente, hay que entender que esa página web representa en gran medida (y casi de forma única) la imagen de tu negocio: si tu web no está bien diseñada o desarrollada, esa será la imagen que tu potencial cliente adquiera de tu negocio aunque pudiera ser otra distinta”, explican desde Hotel Up. Una empresa que, como especialistas en marketing online para hoteles y posicionamiento SEO y SEM, cree que es obligatorio un conjunto de medidas orientadas a aumentar la visibilidad y exposición en Internet con objeto de aumentar las ventas de tu hotel, casa rural, hostal o apartamentos turísticos, aportando tráfico a tu web corporativa sin desestimar la importancia que los nuevos modelos de negocio online tienen sobre la distribución hotelera y su impacto en tu cuenta de resultados.

En las habitaciones

Pero la vida de un hotel se hace en las habitaciones. Y es en este recinto donde los empresarios hoteleros tienen que dar el do de pecho. Para limpiar las habitaciones hay que incluir nuevos productos, más efectivos y específicos para combatir al coronavirus. Para su uso, los trabajadores de la limpieza deberán reforzar su protección personal, pero también su formación. Habrá que contratar a profesionales del sector de la limpieza.

Adiós a los bufés

Es otro de los grandes atractivos, pero que tendremos que quitarnos de la cabeza. Un clásico en muchos hoteles es lo de ofrecer un bufé a la hora del desayuno, comida o cena. Pues bien, de esto habrá que irse olvidando. Lo de juntarnos todos para desayunar bollería, fruta y beber zumos como si no hubiera un mañana, será historia. Aunque esto suponga pérdidas para muchos de los proveedores. Incluso creemos que los clientes no van a ver bien que los hoteles ofrezcan desayunos con bufé, y buscarán sitios más tranquilos.

Hay que tener paciencia. La recuperación de la actividad en los hoteles no llegará, en ningún caso, de forma rápida, sino que lo hará a lo largo de un proceso escalonado que se prolongará durante varios meses. Será un camino muy largo pero donde los que sepan reinventarse y adaptarse a las nuevas medidas, serán los que puedan sacar la cabeza. Solo ellos van a sobrevivir y posteriormente ver esta pandemia como una pesadilla de la que salieron más fortalecidos.