Los disfraces y la seguridad

El tema de los disfraces y la seguridad es importante. Está claro que los disfraces gustan a la mayoría de la gente y que en sitios con tanta tradición como Cádiz, el disfraz en particular y su famoso Carnaval son fundamentales para la ciudad.

Las administraciones se toman la seguridad en serio

En todo el país, tanto las comunidades autónomas, como las consejerías encargadas del Consumo y la Salud, cada cierto tiempo hacen una serie de comprobaciones para ir comprobando el etiquetado y la seguridad existente en los disfraces, con atención especial para las fiestas como puedan ser los carnavales o Halloween.

Aunque en los tiempos que estamos viviendo no se están celebrando fiestas de este tipo, si que se quiere que los productos que se vendan cumplan la normativa, por lo que tienen que incluir el sello CE y que los trajes con los que se cuente sean 100% adecuados a la edad de quien los va a tener que estar usando.

Este tipo de controles los hacen los inspectores de consumo de cada CC.AA en todas las tiendas donde se comercializan esta clase de artículos, donde se focalizan en que los bazares y tiendas de todo a 100 regentadas especialmente por ciudadanos asiáticos, tengan todos sus artículos en regla.

Para poder hacer realidad este tipo de controles, los consejeros lo que hacen es recoger muestras de distintos artículos para hacer analizarlos en los laboratorios que se encarguen de medir la seguridad que existe en los materiales y a la hora de ser confeccionados.

En el caso de que en las inspecciones haya artículos que sea un riesgo para los individuos, pasan a formar parte de la Red de Alerta de Productos de Consumo. No es otra cosa que un sistema para informar rápidamente y a nivel europeo, lo que hace que se puedan poner en marcha medidas para impedir su venta, pudiendo ser mediante inmovilización o destruyéndolos. Si en las irregularidades se constata que el etiquetado no es correcto, lo que ocurre es que se sanciona al establecimiento.

Plan de Inspección 2020

En el plan que inspecciona los artículos hay que tener en cuenta que funciona en dos ámbitos diferenciados. El primero es el nacional que se le llama SIRI (Sistema de Intercambio Rápido de Información. Donde el órgano que tiene competencia del estado sobre consumo lo que hace es intercambiarse la información con los otros puntos de contacto de las CC.AA.

En el caso del RAPEX, lo que hace es asumir la función a nivel de la UE, puesto que se encarga de contactar entre el país y la Comisión Europea.

Desde consumo piensan que para comprar un disfraz son necesarias unas directrices

Los usuarios deben saber que, en especial si son niños, hay que optar por estar muy atento y vigilar aspectos como las etiquetas de los productos, que tienen que venir siempre en lengua castellana.

Siempre hay que mirar que aparezca el artículo con la marca CE, lo que nos dice que cumple las normas europeas en cuanto a seguridad, algo que suele confundirse con el sello de origen chino CE (China Export). Lo cierto es que es complicado de distinguir, salvo que el espacio entre las letras es menor.

Nunca hay que olvidar la necesidad de conservar el ticket de adquisición, puesto que va a ser fundamental a la hora de reclamar, devolver o cambiar el producto. Siempre es bueno y recomendable tomar información antes de adquirir los productos pensando en la política de devolución de productos, que en los que se compran en la red incluyen un derecho de desestimiento.

Así pues, es posible llegar a la cancelación del contrato por como mínimo 14 días naturales desde que se reciba el producto, sin que haya que reseñar motivo alguna y sin penalizaciones.

Sería deseable que las informaciones fueran más claras

Algo importante y que no se suele cumplir, es que los disfraces normalmente no suelen concordar con la imagen que se ven, pues en ocasiones no se pueden incluir algunos de los complementos que podemos ver en la imagen. Muchas veces lo que sucede es que se informa en la zona inferior de la página que tiene letra pequeña, cuando lo que habrá que hacer es presentar las informaciones de forma más clara a los consumidores para que no se caiga en errores.

Igualmente, como bien nos recuerdan los especialistas de disfrazarte shop no hay que olvidar que los disfraces para los niños que tienen menos de 14 años son considerados juguetes, lo que hace fundamental que tenga la marca de la CE como garantía de que los tejidos tengan un proceso de combustión que sea lenta o que pueden existir algunas piezas de pequeño tamaño que puedan terminar causando asfixia.