Si quieres un buen consejo, deja que cuiden a tus mayores

A medida que van pasando los años, nuestra sociedad se va haciendo cada vez más compleja. Esto se debe a que nuestra forma de vida poco o nada se parece a la de nuestros abuelos. Ellos, o muchos de ellos, en su día tuvieron que emigrar para después volver a casa con algunos ahorros y ya trabajar en nuestro país. Sin embargo, más allá del trabajo, su vida era mucho más simple que la actual, ya que muchos de ellos vivían en una casa en la aldea con su huerto, sus vecinos y sus animales. Gracias a todos ellos no dependían de hacer importantes compras en grandes superficies, ni contaban con elementos electrónicos que acabasen obsoletos…

A medida que van pasando los años, nuestra sociedad se va haciendo cada vez más compleja. Esto se debe a que nuestra forma de vida poco o nada se parece a la de nuestros abuelos. Ellos, o muchos de ellos, en su día tuvieron que emigrar para después volver a casa con algunos ahorros y ya trabajar en nuestro país. Sin embargo, más allá del trabajo, su vida era mucho más simple que la actual, ya que muchos de ellos vivían en una casa en la aldea con su huerto, sus vecinos y sus animales. Gracias a todos ellos no dependían de hacer importantes compras en grandes superficies, ni contaban con elementos electrónicos que acabasen obsoletos… Sin embargo, en la actualidad, este mundo en el que vivimos ya poco o nada tiene que ver, ya que cada vez tenemos que trabajar más y más duro para poder llegar a final de mes y muchas veces ni así lo conseguimos, pero no solo eso, sino que la sociedad actual es muy consumista, así como las empresas optan por la obsolescencia programada de sus productos, de ahí que cada poco tengamos que ahorrar para comprar algo nuevo.

Con esto lo que os queremos decir es que el ritmo de vida actual muchas veces nos impide que tengamos tiempo para todo aquello que queremos hacer, sobre todo para disfrutar de nuestros pequeños o de nuestros mayores. Es triste decirlo, sí, pero también es la realidad porque en la actualidad el trabajo nos quita la mayor parte del día, así como los desplazamientos del hogar al puesto de empleo. Del mismo modo, las tareas del hogar, las obligaciones del día a día y el cansancio acumulado son los culpables de que tengamos la sensación de no tener tiempo para nada. Es por todo ello por lo que si queréis un buen consejo y no dais llegado a más en vuestro día a día dejad que cuiden a vuestros mayores en un geriátrico y es que aquí estarán atendidos como en ningún sitio. En este sentido, las principales ventajas de vivir en una residencia para mayores pasan por:

  • Cuentan con personal cualificado y atención médica continuada.
  • Suelen estar adaptadas para atender todos los niveles de dependencia y patologías que afectan a las personas mayores.
  • Los residentes están permanentemente acompañados y supervisados por el personal del centro o cuentan con la compañía de los demás residentes con los que pueden conversar y compartir el tiempo y el ocio.
  • Pueden recibir todas las visitas de familiares y amigos que deseen, como si estuvieran en su propio hogar.
  • La estancia puede ser temporal y es posible volver al domicilio familiar cuando se desee.
  • Además del alojamiento, tienen una gran cartera de servicios: manutención con seguimiento de las dietas adaptadas a las necesidades de cada persona y sus prescripciones médicas, atención sociológica y psicológica, rehabilitación muscular, vigilancia y cuidados del estado de salud y personales.
  • Suelen contar con un programa con actividades ocupacionales y culturales para que las personas que viven allí se mantengan activas.
  • Es posible que se asignen tareas entre los residentes, las cuales estén adaptadas a sus características y capacidades para que se sientan útiles.
  • Persiguen que los mayores mantengan el máximo grado de autonomía que puedan tener.
  • Se suelen realizar talleres y actividades para estimular la mente con el fin de prevenir o controlar la demencia, una de las patologías que más afecta a este colectivo, así como ejercitar el cuerpo.

Es por todo esto que os acabamos de mencionar por lo que cada vez es más habitual que todas las familias lleven a sus mayores a una residencia. Una opción que ya no solo contemplan los núcleos familiares, sino que los propios ancianos son los que cada vez ven esta opción con mejores ojos, dado que más allá de estar atendidos, en estos lugares cuentan con una compañía que, en el caso de vivir solos en sus hogares, quizá no tuvieran. Así, si vosotros también os estáis planteando llevar a vuestros mayores a una residencia de este tipo y no conocéis ninguna de confianza, nosotros os recomendamos que os decantéis por las Residencias Lacort, ya que cuentan con una amplia experiencia en este mundo y sus atenciones con los mayores son, sin duda alguna, su principal seña de identidad.

Aumenta la población mayor en España

En España se ha duplicado el número de personas mayores de 65 años en menos de 30 años y ha aumentado en más de un millón en una década, por lo que es un grupo de edad que supone el 18,5 por ciento de nuestra sociedad, es decir, viven en nuestro país más de 8,3 millones de personas por encima de esa edad.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) estima que para el año 2050, las personas mayores de 65 años estarán por encima del 30 por ciento de la población (casi 13 millones) y los octogenarios llegarán a ser más de 4 millones, lo que supondría más del 30 por ciento del total de la población mayor.

Comparte

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
Qué más?

Artículos relacionados

Si quieres un buen consejo, deja que cuiden a tus mayores

A medida que van pasando los años, nuestra sociedad se va haciendo cada vez más compleja. Esto se debe a que nuestra forma de vida poco o nada se parece a la de nuestros abuelos. Ellos, o muchos de ellos, en su día tuvieron que emigrar para después volver a casa con algunos ahorros y ya trabajar en nuestro país. Sin embargo, más allá del trabajo, su vida era mucho más simple que la actual, ya que muchos de ellos vivían en una casa en la aldea con su huerto, sus vecinos y sus animales. Gracias a todos ellos no dependían de hacer importantes compras en grandes superficies, ni contaban con elementos electrónicos que acabasen obsoletos…

El PVC es el preferido de los instaladores

Lo mínimo que podemos pedir para ser felices es que en nuestro domicilio encontremos ese lugar en el que podamos descansar con tranquilidad, en el que el estrés y la rutina diaria se olviden, en el que hallemos esa paz mental que tanto añoramos durante nuestros interminables días en el trabajo. Si no es así, tenemos un problema bastante importante y que requiere de una solución más que urgente. En nuestra vivienda mandamos nosotros y nosotras y debemos aprovechar esa tesitura para encontrar la felicidad que es difícil encontrar más allá de esas paredes.

El gimnasio, un buen lugar para pasar nuestros momentos de ocio

A medida que nos vamos haciendo mayores es más complicado que tengamos momentos de ocio y es que el trabajo, la rutina del día a día, las tareas del hogar y los quehaceres propios de la edad nos dejan apenas unos minutos u horas para dedicarnos a nosotros mismos. Es por ello por lo que a medida que van pasando los años es más difícil ver a personas que se encuentren en forma o que sigan disfrutando de sus deportes favoritos y es que, como os decimos, a pesar de que los días duran las mismas horas, lo cierto es que tenemos menos tiempo para disfrutar.

El cabello a partir de los 40

No sé por qué cuando llegamos a los 40 empezamos a tener miedo de muchas cosas, debe ser por la crisis de los 40, o al menos eso dicen en las películas americanas en las que los hombres se compran un deportivo y las mujeres se hacen mil tratamientos de belleza. Este año, con la llegada del verano, me he dado cuenta de que a mi alrededor, de repente, todo el mundo está preocupado por su pelo… todo el mundo mayor de 40 años. Así que hoy vamos a dar algunos consejitos al respecto.