¿Qué tamaño deben tener las ventanas de tu casa?

Ya sea porque te estés planteando llevar a cabo una reforma en casa con tus propias manos, o porque quieras que unos profesionales de la carpintería y la cristalería te cambien las ventanas, necesitarás saber cómo se miden para solicitar presupuesto y poder hacer la mejor elección. Lo primero es saber que aunque parezca una tarea muy difícil, es posible lograrla sin errores en cálculos, e incluso en poco tiempo. Solo tienes que tener en cuenta algunas claves que te apuntan nuestros expertos en el área de La Ventana Perfecta para no equivocarte y darle la información lo más ajustada posible a tu instalador.

Ya sea porque te estés planteando llevar a cabo una reforma en casa con tus propias manos, o porque quieras que unos profesionales de la carpintería y la cristalería te cambien las ventanas, necesitarás saber cómo se miden para solicitar presupuesto y poder hacer la mejor elección.

Lo primero es saber que aunque parezca una tarea muy difícil, es posible lograrla sin errores en cálculos, e incluso en poco tiempo. Solo tienes que tener en cuenta algunas claves que te apuntan nuestros expertos en el área de La Ventana Perfecta para no equivocarte y darle la información lo más ajustada posible a tu instalador.

¿Tu ventana es estándar o fabricada a medida?

Esto es lo primero que debemos determinar antes de pasar a tomar medidas. Por ejemplo, lo más habitual en nuestro país es que las ventanas se fabriquen a medida, dado que casi todos los inmuebles tienen particularidades muy diferentes y resulta casi imposible normalizar unos formatos u otros.

Así, dentro de lo establecido como normal, la ventana más corriente suele rondar los 150 cm de ancho por 120 de alto.

Da siempre por buena la menor de las 3 medidas y añádele 1 cm.

Sin embargo, lo mejor es no fiarnos de las medidas estándar que podamos conseguir en internet y nos hagamos de un  metro, mejor si es metálico, y nos pongamos manos a la obra.

A continuación, mide de la siguiente manera: 

  • Toma la anchura y la altura en tres puntos diferentes del marco (así comprobarás si existen irregularidades que hayan sido compensadas en la fabricación de la pieza).
  • Para ayudarte a comprobar posibles descuadres del conjunto, toma también la medida de la diagonal. Podrás asegurarte de que la ventana es totalmente simétrica y rectangular si mides la diagonal desde el lado superior derecho al inferior izquierdo y viceversa. En caso de que el resultado sea distinto, no se trata de un rectángulo perfecto y deberéis tenerlo muy en cuenta en la fabricación de la nueva ventana.
  • Mide desde la jamba o marco de la ventana, y no desde las extensiones que sostienen la ventana en su sitio.
  • Si hay una cubierta correspondiente a una ventana anterior, ya sea de plástico, aluminio o madera, también deberás medir esa superficie, puesto que tu nueva ventana sustituirá todo ese conjunto para ajustarse mejor y ganar amplitud.
  • Para medir la profundidad de tu ventana, ábrela completa. En caso que no se pueda, mide la profundidad sobre cada lado y suma los resultados. Otra forma de medir de forma bastante aproximada es comprobar la profundidad del lado interior y multiplicarla por dos. Finalmente, sea cual sea el resultado de estas dos maneras, añádele el grosor del vidrio (que suele oscilar entre los 3mm y los 5mm, generalmente).

Ten en cuenta que, cuando hablamos de ventanas de seguridad contra tormentas u otros tipos de reemplazos, existe una medida mínima necesaria. Pero siempre y cuando tu grosor disponible sea mayor a estas medidas mínimas, no requerirás contar con una medida exacta.

Toma en cuenta las manillas de la nueva ventana

A veces no tenemos en cuenta este elemento tan importante, y terminan situadas en posiciones o alturas incómodas, o en puntos que chocan con otros elementos, como muebles, paredes, electrodomésticos…

Para evitarlo, no te olvides de medir la altura de la pared que queda bajo la ventana (la distancia del suelo al alféizar). Esta medida se llama profesionalmente antepecho, y es la que ayuda al fabricante a colocar la manilla a una altura cómoda para abrir y cerrar la ventana.

De la misma forma, calcula de qué manera se abre y dónde es más cómodo que coloques la manilla para que no golpee nada.

¿Qué tamaño debe tener una ventana ideal?

Por regla general, los arquitectos afirman que las medidas estándar son de 1,20 metros de alto por 1,50 de ancho, pero la realidad es que muchas viviendas que no cumplen estas medidas estándares.

Y es que, como dijimos anteriormente, cada vivienda tiene características específicas, como por ejemplo la ubicación geográfica, la orientación y exposición al sol durante el día, los metros cuadrados o la altura, entre otras. Esto hace que dichas especificaciones sean una guía para remodelar nuestro hogar o para diseñarlo por completo antes de iniciar la construcción.

Estas características también pueden ayudarnos a escoger ventanas más funcionales y seguras. Por ejemplo, la ubicación nos permite identificar el sitio exacto donde colocarlas, el tamaño y el tipo de ventana. En este sentido, si tienes la suerte de ver las puestas de sol desde tu ventana, lo ideal es colocar ventanas grandes y amplias o incluso ventanales panorámicos para disfrutar de hermosos atardeceres.

Altura de ventanas para salones y medidas más comunes

Por lo general, en la sala la gente suele colocar ventanas más amplias especialmente en salas grandes y que se quedan frente a la calle. Siendo, la anchura de 2 metros la más usada para este tipo de ventanas, excepto en casos de salas pequeñas donde el ancho de la ventana deberá también ser proporcional al espacio que tienen relación a la habitación. Por el contrario, cuando se goza de un ambiente bien grande, también se pueden usar medidas más grandes para proporcionar una estética más agradable y mejor ventilación e iluminación.

Modelos horizontales

Otro detalle que hay que tener en cuenta es el modelo de la ventana. Si es horizontal, los anchos de abajo suelen ser los más comunes:

  • 2 metros: ideal para salas más grandes
  • 1,5 metros: la medida más estandar
  • 1,20 metros: Una medida también bastante común, pero indicada para salas menores
  • 1 metro: medida adecuada para salas pequeñas cuya pared no tiene espacio para tamaños más grandes o que comprometen la apertura.

Sin embargo, a continuación vemos las medidas completas y las más comunes que se puede encontrar en las tiendas de materiales de construcción:

  • 1,00 x 1,50
  • 1,00 x 2,00
  • 1,00 x 1,20
  • 1,20 x 1,50
  • 1,20 x 2,00
  • 0,60 x 0,80
  • 0,50 x 0,50
  • 0,40 x 0,60
  • 0,60 x 0,60

Modelos verticales

No obstante, hay ciertos casos en los que las personas optan por colocar ventanas verticales, e incluso, se está poniendo muy de moda actualmente. 

Para estos casos no es posible determinar una anchura ideal, ya que se escapan un poco del estándar y en la mayoría de los casos se utilizan ventanas de vidrio, a medida.

Altura de ventanas para cocinas y medidas más comunes

En la cocina es posible colocar ventanas más pequeñas, siendo la anchura de 2 metros la ideal cuando se quiere proporcionar un espacio con mejor de iluminación. Eso sí, debes tener cuidado con que la cocina es un área mojada y generalmente sufre con la presencia de grasas y por lo tanto, la elección del tipo de ventana se vuelve muy importante.

Normalmente las ventanas que sirven en la sala, también sirven en la cocina, lo que es diferente de ventanas de habitaciones que necesitan o deberían ser cerradas. Sala y cocina puede y debe ser enteros de cristal para permitir la entrada de luz. Así, las medidas más comunes que se pueden utilizar en la cocina son las siguientes:

  • 1,00 x 1,50
  • 1,00 x 2,00
  • 1,00 x 1,20
  • 1,20 x 1,50
  • 1,20 x 2,00
  • 0,60 x 0,80
  • 0,50 x 0,50
  • 0,40 x 0,60
  • 0,60 x 0,60

Altura de ventanas y medidas más comunes en habitaciones

En el caso de las habitaciones, es importante no usar ventanas muy anchas porque el estándar generalmente es de 1 metro y medio de ancho. Aunque es posible poner en otras medidas, pero 1 metro y medio es la más común tanto en el modelo veneciano, como otros modelos que son adecuados para su uso en la habitación.

Las medidas más comunes de ventanas para habitaciones que podemos encontrar son las siguientes:

  • 1,00 x 1,50
  • 1,00 x 2,00
  • 1,00 x 1,20
  • 1,20 x 1,50
  • 1,20 x 2,00
  • 1,20 x 0,50

Tamaños personalizados

Los tamaños que hemos explicado anteriormente son los más comunes y los que podemos encontrar en las tiendas, sin embargo, hay casos en los que hay que utilizar un tamaño fuera de estándar, siendo la mejor opción la de personalizar la ventana.

Esto es común para la sala y la cocina que a veces huye al patrón, pero también se aplica a las ventanas de cristal, ya que con este tipo de material es posible crear tamaños bien propios.

Como puedes ver, la altura de ventanas y su ancho dependerá del propósito del proyecto, ya que suelen utilizarse como recurso  estético y están ligadas a la iluminación natural y la ventilación de los espacios, entre otros aspectos a evaluar. Por lo tanto, elegir la altura de ventanas y el ancho a utilizar tiene un peso muy grande en el resultado final, tanto en el aspecto estético como en el aspecto funcional.

Comparte

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
Qué más?

Artículos relacionados

Si quieres un buen consejo, deja que cuiden a tus mayores

A medida que van pasando los años, nuestra sociedad se va haciendo cada vez más compleja. Esto se debe a que nuestra forma de vida poco o nada se parece a la de nuestros abuelos. Ellos, o muchos de ellos, en su día tuvieron que emigrar para después volver a casa con algunos ahorros y ya trabajar en nuestro país. Sin embargo, más allá del trabajo, su vida era mucho más simple que la actual, ya que muchos de ellos vivían en una casa en la aldea con su huerto, sus vecinos y sus animales. Gracias a todos ellos no dependían de hacer importantes compras en grandes superficies, ni contaban con elementos electrónicos que acabasen obsoletos…

El PVC es el preferido de los instaladores

Lo mínimo que podemos pedir para ser felices es que en nuestro domicilio encontremos ese lugar en el que podamos descansar con tranquilidad, en el que el estrés y la rutina diaria se olviden, en el que hallemos esa paz mental que tanto añoramos durante nuestros interminables días en el trabajo. Si no es así, tenemos un problema bastante importante y que requiere de una solución más que urgente. En nuestra vivienda mandamos nosotros y nosotras y debemos aprovechar esa tesitura para encontrar la felicidad que es difícil encontrar más allá de esas paredes.

El gimnasio, un buen lugar para pasar nuestros momentos de ocio

A medida que nos vamos haciendo mayores es más complicado que tengamos momentos de ocio y es que el trabajo, la rutina del día a día, las tareas del hogar y los quehaceres propios de la edad nos dejan apenas unos minutos u horas para dedicarnos a nosotros mismos. Es por ello por lo que a medida que van pasando los años es más difícil ver a personas que se encuentren en forma o que sigan disfrutando de sus deportes favoritos y es que, como os decimos, a pesar de que los días duran las mismas horas, lo cierto es que tenemos menos tiempo para disfrutar.

El cabello a partir de los 40

No sé por qué cuando llegamos a los 40 empezamos a tener miedo de muchas cosas, debe ser por la crisis de los 40, o al menos eso dicen en las películas americanas en las que los hombres se compran un deportivo y las mujeres se hacen mil tratamientos de belleza. Este año, con la llegada del verano, me he dado cuenta de que a mi alrededor, de repente, todo el mundo está preocupado por su pelo… todo el mundo mayor de 40 años. Así que hoy vamos a dar algunos consejitos al respecto.