El Spa es el descanso del cuerpo

spa-853462_640

Adoro los spas, se han convertido en mi lugar preferido del mundo para pasar mi tiempo de ocio. Al menos siempre que mi economía me lo permita. El problema es que han proliferado tanto y por tantas partes que ya no sabes cuáles son simples piscinas públicas y cuáles son verdaderos espacios del relax. Al final lo que he hecho es hacerme socia de este spa en Barcelona que es todo un lujo para el cuerpo.

EvasiomSpa es un spa basado en la relajación y se encuentra a caballo entre las tradiciones de dos culturas: La Oriental y La Occidental y no lo cambio por ningún otro.

Hasta que lo encontré estuve dando tumbos de un lado para otro. Algunos estaban bastante bien la verdad pero no entraba y pensaba que estaba en un paraíso como me ocurre aquí donde estoy ahora y otros directamente, conforme los pisaba, me salía. ¿Es que no saben diferenciar entre lo que es un spa en condiciones y una puñetera piscina? Sirven para cosas diferentes. Yo a la piscina voy en verano, a bañarme, a reírme un rato con mis amigos, a nadar… pero no voy a relajarme ni a quedarme flotando durante minutos y minutos disfrutando simplemente del agua porque probablemente algún niño saltara a mi lado y me dará un susto de muerte.

Pero es que eso es normal en una piscina, donde no es tan normal es en un spa. A veces creo que deberían prohibirles el paso a los niños y no lo digo con mala fe ni mucho menos.

El otro día me hice una pregunta a mí misma, aunque luego pensé que estaba empezando a estar obsesionada pero bueno, me pregunté en qué país estará el spa más lujoso del mundo y el caso es que buscando por Internet, lo encontré.

Está en Suiza, a orillas de lago Ginebra y es una clínica de belleza y salud además de un spa propiamente dicho y por lo visto tiene un spa de primer nivel con salas de tratamientos, piscinas, jacuzzis, saunas, cabinas de relax y todo lo que uno pueda desear. Desde luego, si me toca la lotería, me voy para allá mínimo una semana. Recibió el premio como Mejor Spa Médico en 2014 y lo mismo se lo dan también este año porque visto lo visto tiene pinta de ser increíble.

Pero bueno, que dejando de soñar y pensar que algún día pisaré ese suelo, cosa que dudo, por lo menos he de contentarme con lo que tenemos aquí, con aquello a lo que sí puedo acceder.

Personalmente creo que nunca dejaré de ir a los spa, a no ser que me arruine claro está porque antes están los productos de primera necesidad que irte a relajarte a un spa, pero mientras pueda iré, los disfrutaré y seré feliz en sus instalaciones.

Deja un comentario