Laira López

Lo más top
Lo más top

Artículos recientes

El cabello a partir de los 40

No sé por qué cuando llegamos a los 40 empezamos a tener miedo de muchas cosas, debe ser por la crisis de los 40, o al menos eso dicen en las películas americanas en las que los hombres se compran un deportivo y las mujeres se hacen mil tratamientos de belleza. Este año, con la llegada del verano, me he dado cuenta de que a mi alrededor, de repente, todo el mundo está preocupado por su pelo… todo el mundo mayor de 40 años. Así que hoy vamos a dar algunos consejitos al respecto.

Regalos personales para nuevas mamás y papás

Con la llegada de un nuevo retoño a la familia son muchos los amigos y familiares que se acercan a dar la enhorabuena a la futura mamá y, muchos de ellos, lo hacen con un bonito detalle. Esta tradición se remonta siglos y siglos en el tiempo aunque, lógicamente, no son los mismos regalos los que se daban antes que los que se dan ahora, pero muchos de nosotros confundimos qué es lo ideal en cada momento.

Moda para perros y humanos

Mi familia es un poco extraña y mientras que algunos somos más simples que el mecanismo de un chupete otros se creen descencientes de una estirpe noble con genes de sangre azul, o algo similar. Por eso, a pesar de que todos nos llevamos muy bien (aparentemente), tenemos más diferencias que un heavy y un amante de la música clásica.

Genuinos y originales en Navidad

Os voy a contar por qué yo soy menos hipócrita que la mayoría de la sociedad, y lo voy a hacer contándoos cómo serán mis fiestas este año. Adoro la Navidad, pero la pagana ¿eh? A mí los Reyes Magos, el Belén y el niño Jesús me dan un poco igual. Los respeto, eso sí, más que nada porque hay que respetar las creencias de todo el mundo y la mía es igual de respetable que las demás: creo que la Navidad es una fiesta pagana en la que celebramos el año que hemos vivido y damos la bienvenida al siguiente, y si de paso todo eso sirve para que seamos un poco más conscientes de la realidad que nos rodea mucho mejor.

Los coches, un mundo aún muy machista

Adoro el mundo del motor, de la velocidad y de los coches en general. No voy a decir que no me gusten las motos porque no es así, pero lo que te aporta un coche no puede dártelo una moto e imagino que los enamorados de los vehículos de dos ruedas dirán exactamente los mismo pero a la inversa.  Lógicamente, como ni soy Fernando Alonso ni tengo una millonada guardada en el banco, me contengo con coleccionar coches a escala y con ir de vez en cuando a un buen circuito de velocidad donde, además, me encanta fardar de reflejos ante los musculitos y chavales jóvenes que me miran por encima del hombro por ser mujer al principio y luego me aplauden tras acabar las vueltas.

Si yo fuera rica…

Hace un par de semanas estuve como invitada en un congreso organizado en Roda Golf & Beach Resort, o en el Mar Menor Golf Resort como lo llaman algunos turistas. Os hablo de un Resort de lujo especialmente ideado para amantes del golf que quieren pasar unas vacaciones únicas e inolvidables. Tienen de todo, y es una auténtica pasada en todos los sentidos. El caso es que todo aquello me hizo pensar en lo afortunados que son los millonarios. Es muy bonito eso de decir que eres “rico en amor”, o en salud pero si eres “rico en el banco” mola mucho más, no seamos hipócritas. Así que empecé a jugar la primitiva online la semana pasada en La Diosa Fortuna, y mi intención es jugarla todas las semanas porque, quien no arriesga no gana, o eso dicen. Pero, ¿Qué haría yo si fuera millonaria?

Mi armario, mi lugar favorito de la casa

¿En qué tipo de listado de normas sociales pone que una mujer de clase media no pueda tener los mismos gustos o caprichos que una mujer de la Alta Sociedad o el famoseo? Es posible que yo no pueda comprarme unos zapatos de Gucci, Christian Louboutin o Louis Vuitton, y tampoco tendré jamás un bolso de Prada o de Chanel,  pero eso no significa que no pueda tener una gran colección de zapatos y bolsos de 20 euros, ¿o no?

Una reprimenda a nuestra cultura social

Estoy un poco harta de leer diversos artículos en los que se nos aconseja a nosotras, las mujeres, sobre cómo ponernos guapas para ellos, los hombres. Es ridículo que en pleno siglo XXI se sigan escribiendo este tipo de tutoriales para estar perfecta en base a lo que supuestamente quieren los hombres y, lo más triste, es que este tipo de textos se pueden leer casi en cualquier parte: blogs, foros, revistas estéticas, publicidad de tratamientos e incluso medios de comunicación a nivel nacional.

La educación no nos preocupa

Nuestro sistema tiene deficiencias incluso en los libros de texto, unos libros que, obviamente, siguen las directrices de un sistema que no funciona. Así, mientras que Ediciones Aljibe comercializa estos libros de educación dignos de ser estudiados en diversas áreas, el sistema opta por libros sistematizados que no aportan nada al estudiante, niño o adulto, y mucho menos al educador o psicopedagogo. Por eso, en mi opinión, es tan importante seguir nuestra propia educación por cuenta propia, sobrepasando los mínimos que nos obligan a tener y fomentando una mentalidad abierta a nuevas experiencias.

Y quería ser profesora…

Hace mucho tiempo que abandoné mi sueño de ser profesora, y estudié mucho en base a ese sueño, primero para sacarme la capacitación docente y luego para obtener mi título de máster, y la cosa no acabó ahí porque, para ser profesora hay que estudiar mucho más. En preparadoresvalladolid.es me prepararon para aprobar la oposición y yo estudié como nunca para ser una de las opositoras con más nota final tras las dos pruebas del examen. Y lo conseguí, aprobé, pero la crisis paró las oposiciones de años siguientes, y paró las listas de la bolsa de educación, lo paró todo, y yo abandoné mi sueño de ser profesora.

El cabello a partir de los 40

No sé por qué cuando llegamos a los 40 empezamos a tener miedo de muchas cosas, debe ser por la crisis de los 40, o al menos eso dicen en las películas americanas en las que los hombres se compran un deportivo y las mujeres se hacen mil tratamientos de belleza. Este año, con la llegada del verano, me he dado cuenta de que a mi alrededor, de repente, todo el mundo está preocupado por su pelo… todo el mundo mayor de 40 años. Así que hoy vamos a dar algunos consejitos al respecto.

Regalos personales para nuevas mamás y papás

Con la llegada de un nuevo retoño a la familia son muchos los amigos y familiares que se acercan a dar la enhorabuena a la futura mamá y, muchos de ellos, lo hacen con un bonito detalle. Esta tradición se remonta siglos y siglos en el tiempo aunque, lógicamente, no son los mismos regalos los que se daban antes que los que se dan ahora, pero muchos de nosotros confundimos qué es lo ideal en cada momento.

Moda para perros y humanos

Mi familia es un poco extraña y mientras que algunos somos más simples que el mecanismo de un chupete otros se creen descencientes de una estirpe noble con genes de sangre azul, o algo similar. Por eso, a pesar de que todos nos llevamos muy bien (aparentemente), tenemos más diferencias que un heavy y un amante de la música clásica.

Genuinos y originales en Navidad

Os voy a contar por qué yo soy menos hipócrita que la mayoría de la sociedad, y lo voy a hacer contándoos cómo serán mis fiestas este año. Adoro la Navidad, pero la pagana ¿eh? A mí los Reyes Magos, el Belén y el niño Jesús me dan un poco igual. Los respeto, eso sí, más que nada porque hay que respetar las creencias de todo el mundo y la mía es igual de respetable que las demás: creo que la Navidad es una fiesta pagana en la que celebramos el año que hemos vivido y damos la bienvenida al siguiente, y si de paso todo eso sirve para que seamos un poco más conscientes de la realidad que nos rodea mucho mejor.

Los coches, un mundo aún muy machista

Adoro el mundo del motor, de la velocidad y de los coches en general. No voy a decir que no me gusten las motos porque no es así, pero lo que te aporta un coche no puede dártelo una moto e imagino que los enamorados de los vehículos de dos ruedas dirán exactamente los mismo pero a la inversa.  Lógicamente, como ni soy Fernando Alonso ni tengo una millonada guardada en el banco, me contengo con coleccionar coches a escala y con ir de vez en cuando a un buen circuito de velocidad donde, además, me encanta fardar de reflejos ante los musculitos y chavales jóvenes que me miran por encima del hombro por ser mujer al principio y luego me aplauden tras acabar las vueltas.

Si yo fuera rica…

Hace un par de semanas estuve como invitada en un congreso organizado en Roda Golf & Beach Resort, o en el Mar Menor Golf Resort como lo llaman algunos turistas. Os hablo de un Resort de lujo especialmente ideado para amantes del golf que quieren pasar unas vacaciones únicas e inolvidables. Tienen de todo, y es una auténtica pasada en todos los sentidos. El caso es que todo aquello me hizo pensar en lo afortunados que son los millonarios. Es muy bonito eso de decir que eres “rico en amor”, o en salud pero si eres “rico en el banco” mola mucho más, no seamos hipócritas. Así que empecé a jugar la primitiva online la semana pasada en La Diosa Fortuna, y mi intención es jugarla todas las semanas porque, quien no arriesga no gana, o eso dicen. Pero, ¿Qué haría yo si fuera millonaria?

Mi armario, mi lugar favorito de la casa

¿En qué tipo de listado de normas sociales pone que una mujer de clase media no pueda tener los mismos gustos o caprichos que una mujer de la Alta Sociedad o el famoseo? Es posible que yo no pueda comprarme unos zapatos de Gucci, Christian Louboutin o Louis Vuitton, y tampoco tendré jamás un bolso de Prada o de Chanel,  pero eso no significa que no pueda tener una gran colección de zapatos y bolsos de 20 euros, ¿o no?

Una reprimenda a nuestra cultura social

Estoy un poco harta de leer diversos artículos en los que se nos aconseja a nosotras, las mujeres, sobre cómo ponernos guapas para ellos, los hombres. Es ridículo que en pleno siglo XXI se sigan escribiendo este tipo de tutoriales para estar perfecta en base a lo que supuestamente quieren los hombres y, lo más triste, es que este tipo de textos se pueden leer casi en cualquier parte: blogs, foros, revistas estéticas, publicidad de tratamientos e incluso medios de comunicación a nivel nacional.

La educación no nos preocupa

Nuestro sistema tiene deficiencias incluso en los libros de texto, unos libros que, obviamente, siguen las directrices de un sistema que no funciona. Así, mientras que Ediciones Aljibe comercializa estos libros de educación dignos de ser estudiados en diversas áreas, el sistema opta por libros sistematizados que no aportan nada al estudiante, niño o adulto, y mucho menos al educador o psicopedagogo. Por eso, en mi opinión, es tan importante seguir nuestra propia educación por cuenta propia, sobrepasando los mínimos que nos obligan a tener y fomentando una mentalidad abierta a nuevas experiencias.

Y quería ser profesora…

Hace mucho tiempo que abandoné mi sueño de ser profesora, y estudié mucho en base a ese sueño, primero para sacarme la capacitación docente y luego para obtener mi título de máster, y la cosa no acabó ahí porque, para ser profesora hay que estudiar mucho más. En preparadoresvalladolid.es me prepararon para aprobar la oposición y yo estudié como nunca para ser una de las opositoras con más nota final tras las dos pruebas del examen. Y lo conseguí, aprobé, pero la crisis paró las oposiciones de años siguientes, y paró las listas de la bolsa de educación, lo paró todo, y yo abandoné mi sueño de ser profesora.