Algunos trucos para cepillarte tus dientes de manera natural

Lavarse los dientes después de cada comida es fundamental para la salud bucodental, pero algunos dentífricos pueden ser muy agresivos y acabar por desgastar el esmalte dental. ¿Has probado alguna vez a hacer tu propia crema de dientes casera? Además de ecológico es mucho más económico que comprar la típica pasta. Las que son buenas son súper caras y con los tiempos que corren no estamos para tirar el dinero. Para hacerlo, solo necesitarás unos cuantos ingredientes, y algunos de ellos ya los tendrás en tu casa. Los más utilizados son la arcilla blanca, aceite de coco, aloe vera y bicarbonato, que además de limpiar los dientes de forma segura y eficaz aportan grandes beneficios para la salud de los dientes y encías, al mismo tiempo que ayuda a recuperar el blanco natural de los dientes.

Si quieres aprender a preparar tu propia pasta de dientes casera, continua leyendo este post. Está lleno de trucos muy interesantes, no pierdas detalle.

Cómo hacer tu propia crema dental casera

  1. Pasta de dientes a base de aceite de coco

El aceite de coco contiene ácidos, como el láurico, mirístico, oleico y linoléico y vitaminas E y K, lo que le confiere un alto poder antibacteriano. Es muy eficaz para eliminar el sarro y la placa y te ayudará a recuperar tu tono natural.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de aceite de coco
  • 3 cucharadas de bicarbonato

Elaboración

  1. Calentar el aceite de coco un poco para que se vuelva más líquido.
  2. Verter en un recipiente los ingrediente y mezclar con una cuchara hasta obtener una pasta homogénea.
  3. Colocar la pasta en un tarro de cristal, y dejar enfríar
  4. Guardar el bote en la nevera y sacarla unos minutos antes de usarla y hacerlo como si de pasta de dientes normal se tratase.

B) Pasta de dientes casera con arcilla blanca

La arcilla blanca es otro producto natural que tiene propiedades antiinflamatorias, regeneradoras, astringentes y antisépticas, por lo que es bueno para reducir la inflamación de las encías y a fortalecerlas, limpiando suavemente los dientes y ayudando a recuperar su blanco natural.

Ingredientes

  • 30 gr de arcilla blanca
  • 250 ml de infusión de salvia
  • 250 ml de infusión de tomillo
  • 1/2 cucharada de sal marina
  • 6-8 gotas de aceite esencial de menta

Elaboración

  1. Hacer las infusiones, retirar del fuego y mezclar en un recipiente grande.
  2. Añadir la arcilla blanca y la sal marina y mezclar bien.
  3. Agregar las gotas de aceite esencial de menta y volver a mezclar.
  4. Meter la mezcla en un tarro de cristal e introducir en la nevera y como el anterior, sacar unos minutos antes de usarla.

C) Pasta de dientes con bicarbonato

El bicarbonato de sodio tiene potentes propiedades antisépticas, antibacterianas y blanqueadoras, lo que lo hace idea para el cuidado de los dientes, evitando la aparición de caries. Además fortalece las encías y blanquea los dientes.

Ingredientes

  • 4 cucharadas de bicarbonato sódico
  • 1 cucharada de sal
  • 3 cucharadas de agua oxigenada rebajada con un 3% de agua
  • 250 ml de infusión de hierbabuena
  • 250 ml de infusión de menta
  • 250 ml de infusión de romero

Elaboración

  1. Preparar las infusiones y dejar enfriar un poco
  2. Mezclar el bicarbonato, la sal y el agua oxigenada en un recipiente grande.
  3. Añadir las infusiones y mezclar bien hasta conseguir una pasta homogénea.
  4. Meter en un tarro de cristal y guardar en la nevera y sacar solo antes de usar.

Con estos sencillos trucos tendrás una pasta de dientes casera, totalmente natural, ecológica y muy económica, con la que ayudarás a cuidar tus dientes y a que estos recuperen su blanco natural, aportando a tu boca un aliento fresco a hierbas naturales.

Además de cepillar tus dientes 3 veces al día, has de visitar a tu dentista, al menos, cada 6 meses, recomiendan en Caredent, una clínica dental donde realizan todo tipo de tratamientos bucodentales a pacientes de todas las edades. Mediante la asistencia integral,realizan un servicio completo y totalmente personalizado para poner fin a cualquier tipo de dolencia o enfermedad que pueda afectar a la salud de los dientes y encías, y por lo tanto, a la calidad de vida del paciente.