Consejos para amueblar tu casa

Cuando tomé la decisión de independizarme me trasladé a vivir a una casa vacía. Del anterior inquilino heredé solo un par de armarios y algunos taburetes, pero el resto de muebles los tuve que ir comprando con los ahorros que tenía.

Amueblar una primera casa no es una tarea tan sencilla como parece. En este sentido, debes tomar unas pequeñas decisiones que influirán en tu día a día en los próximos años.

A la hora de comprar los muebles, una buena compañera de trabajo me habló de dismobel una tienda física de muebles que también contaba con tienda online. Cuando regresaba para casa después de la jornada laboral, miré en el metro la web y vi unos muebles preciosos. En casa lo hablé con mi chico y al final, después de llamarles y quedarme tranquila (nunca habíamos comprado por Internet) compramos la mayoría de los muebles a buen precio y una calidad bastante buena.

Amueblar una casa no es tan sencillo como parece

Hablando por teléfono con uno de los empleados me dieron una serie de consejo que quiero compartirlos y que junto con los que he vivido amueblando la casa creo que son útiles para todos los que estéis un poco perdidos y no sepáis bien por donde comenzar.

  1. No hace falta tener toda la casa amueblada desde el primer día. Lo lógico es ir comprando poco a poco los muebles que más te convenzan. Algo malo que tiene comprar muebles con prisas, es que, si compras algo que no te gusta, vas a tener que verla mucho tiempo. Sin es un cubo de basura no te dará mucho problema, pero ¿y si es el sofá del salón?
  2. Calidad en los muebles, ante todo. Esto es importante especialmente en los sofás y las camas, donde estaremos muchas horas. De nada vale que ahorres en el somier, colchón o almohadas, por lo que no debes escatimar en este tipo de piezas. Aunque suene duro, es mejor comprar una buena cama y tener la ropa almacenada en perchas, que contar con una cama de las que te torturan la espalda y contar a la vez cama y armario.
  3. Invierte más en la calidad de los objetos que vayan a estar en contacto contigo. En este caso podríamos hablar de las sábanas y las toallas, que desde luego deben ser bonitas, pero también tratar como es debido a nuestra piel. Las cortinas seguro que pueden esperar si damos prioridad por ejemplo a las sábanas. Las cortinas tienen importancia para no dar la sensación de piso “dejado”, pero vuestro presupuesto es recortado, mejor priorizar.
  4. Puedes aceptar muebles de tus familiares o amigos. Pese a que la casa que estés amueblando sea la definitiva, puedes aprovechar la generosidad de tus amigos y conseguir piezas provisionales a la vez que ahorras para adquirir la definitiva. Por ejemplo, imagina que unos amigos tienen una mesa y sillas de la cocina, pues las usas mientras vas ahorrando para comprar las que quieres o inviertes en otros muebles de la casa.
  5. Debes medir la casa. Esto es importante y hay que hacerlo antes de comprar ningún mueble, por lo que debes llevar las medidas a todas partes. Nunca sabes dónde vas a poder encontrar el aparador ideal o esa estantería perfecta para el hueco que tienes. Puedes calcular el hueco que vas a tener para el caso de que encuentres un sofá que te guste. No son pocos los que compran un mueble que les enamora y luego no cabe en su salón o habitación.

Como habéis podido ver, solo es necesario un poco de paciencia para ir encontrando todas las piezas que vayan completando vuestro “puzzle”, que es amueblar una casa. No necesitas estrenar todo cuando aterrices en una casa nueva, pero si que tiene importancia que todos los espacios sean vuestros y que reflejen vuestra personalidad.

Como último consejo, esperaros un poco para completar los complementos, porque en muchas ocasiones cuando uno se acaba de mudar, a los amigos les da por regalar cuadros, ceniceros, etc.  No hace falta poner en vuestra casa todo lo que os vayan a regalar, pero si que podéis poner los que más os gusten.

Esperamos que estos consejos os sean de utilidad. ¿Suerte con ello!