Cómo acabar con la grasa localizada propiciada por el sedentarismo

Todos somos conocedores de que el sedentarismo es muy perjudicial para nuestra salud y que nuestro organismo tiende a acumular grasa como reserva energética. De hecho, suele ocurrir que a pesar de realizar una rutina diaria de ejercicio físico y no presentar problemas de sobrepeso, sin embargo tengamos una importante acumulación de grasa localizada en una parte de nuestro organismo, generalmente en el abdomen y estómago. En la actualidad existen diversos tratamientos realizados de forma no invasiva, es decir, sin cirugía, que nos ayudan a eliminar esta grasa localizada tan antiestética y que se realizan en clínicas de medicina estética como las de la doctora Rosa Bonal, abiertas en las ciudades de Salamanca y Ciudad Real.

Estas clínicas cuentan con un equipo profesional formado por titulados en Medicina Estética, personal sanitario y esteticistas altamente cualificados que emplean las últimas tecnologías relacionadas con el mundo de la medicina y la cirugía estética para ofrecer los mejores resultados y acabar por fin con esa grasa localizada. Entre estos tratamientos, los más demandados son:

  • Cavitación. Esta técnica consiste en la aplicación de ultrasonidos de baja frecuencia a través de la piel. Este es un sistema que está especialmente indicado para personas con un índice de grasa de leve a moderado, y que además cuenta con las ventajas de que es indoloro. Su coste económico para el paciente es moderado y no presenta efectos secundarios.
  • Radiofrecuencia corporal. Este sistema se basa en la aplicación de unas ondas electromagnéticas sobre la zona a tratar que generan un calor interno en la piel y en el tejido graso subcutáneo, dando como resultado la eliminación de grasa y de líquidos.
  • Es un tratamiento innovador que consiste en la aplicación de pequeñas inyecciones con una sustancia que produce nuestro propio cuerpo para digerir las grasas. Concretamente, esta sustancia es producida por la vesícula biliar. De este modo y aprovechando su función, se inyecta en la zona a tratar para disolver los cúmulos de grasa y que esta se elimine de forma natural a través del sistema linfático.

Cómo mejorar la grasa localizada a través de la alimentación

Estos tratamientos que debemos realizar en una clínica especializada podemos complementarlos en casa si seguimos una rutina alimenticia. Veamos qué alimentamos son beneficiosos y, por tanto, cuáles nos ayudan a reducir la grasa abdominal.

  • Vegetales con un alto contenido en fibra. Es sumamente interesante que nos habituemos a incluir en nuestra dieta diaria una porción de vegetales, tales como zanahoria, brécol, espinacas, espárragos…
  • El melón y la sandía son dos frutas con un altísimo contenido en agua y potasio que su consumo nos ayuda a evitar la hinchazón de abdomen.
  • El salmón es una fuente importante de proteínas y de Omega 3, que activa el metabolismo evitando así la acumulación de grasas en nuestro cuerpo.
  • Las nueces y las almendras son alimentos ricos en fibra y Omega 3 que consumidos en pequeñas dosis contribuyen a activar el metabolismo.
  • Arándanos, fresas, frambuesas, moras. Contienen muy pocas calorías y funcionan como enzimas digestivas que digieren los desechos linfáticos e inhiben la asimilación de grasas y azúcares por nuestro organismo ayudando así a reducir la grasa.
  • Cítricos, como las naranjas, pomelos, limones, que tienen un alto contenido en vitamina C que ayuda al organismo a eliminar la grasa más rápidamente.
  • Infusiones, a base de té verde o canela pues reducen la cantidad de glucosa en el torrente sanguínea del cuerpo.

Al mismo tiempo debemos siempre tener presente cuáles son los alimentos que debemos evitar para no agravar el problema ocasionado por la acumulación de grasa abdominal.

  • Alimentos con un alto contenido en azúcares, como pasteles, galletas, chucherías…
  • Alto contenido en grasas como mayonesa, helados, alimentos precocinados, fritos…
  • Bebidas alcohólicas o azucaradas, pues según estudios realizados su consumo está directamente relacionado con la grasa abdominal.